13 mentiras que han hecho el mundo engordar y enfermar

01.07.2014 18:38

La nutrición, en especial la parte relacionada con adelgazar y la salud, esta llena de non-sentido. He recogido en este artículo los peores ejemplos, pero la lista podría haber sido mucho mayor. Miren las 13 principales mentiras y cuentos que han hecho el mundo engordar y enfermar.

1) Los huevos son malos para la salud.

Los huevos son tan nutritivos que a veces están denominadas como las multi vitaminas de la naturaleza. Los nutrientes de un huevo son suficientes para transformar una sola célula en un pollo entero. A pesar de esto, los huevos han sido demonizados en el pasado porque contendrían mucho colesterol, sobre el que se pensaba que aumentaría el riesgo de enfermedades cardio vasculares. Pero la verdad es que aunque tienen un contenido elevado de colesterol, los huevos no crecen el colesterol de la sangre. De hecho, los huevos crecen el buen colesterol.

A pesar de todas las advertencias que recibimos de los médicos en las últimas décadas, los estudios recientes demostraron que los huevos NO están asociados con enfermedades de corazón. Los huevos representan el alimento perfecto para la gente. Son llenos de proteínas, grasas saludables, vitaminas, minerales y antioxidantes únicos que protegen los ojos. También son una fuente excelente de colina, un nutriente que es extremamente importante para la salud del cerebro, y que 90% de la población del mundo no lo consuma en las cantidades necesarias. Aunque los huevos son un alimento rico en grasas, ser consumidos al desayuno ayuda a adelgazar mas que si se comerían cereales o panecillos.

La conclusión: Los huevos son entre los mas nutritivos alimentos existentes y no crecen el riesgo de la aparición de enfermedades de corazón. Los huevos consumidos al desayuno pueden ayudarte a adelgazar.

 

2) Una caloría es una caloría

A veces se dice que lo que importa cuando quieres adelgazar es la relación entre las calorías que comes y las que quemas. La verdad es que estas calorías cuentas de verdad, pero igual de importantes son también los alimentos que consumimos. Esto porque los alimentos diferentes siguen vías metabólicas diferentes.

Mas, los alimentos consumidos pueden tener un impacto directo sobre las hormonas que regulan el apetito, cuanto también el número de calorías quemadas. Miren dos ejemplos porque una caloría no es una caloría:

- proteínas: si comes proteínas, estas aumentan la tasa metabólica y reducen el apetito en comparación con la misma cantidad de grasas o carbohidratos. También pueden aumentar la masa muscular que quema calorías 24 horas de 24.

- fructosa versus glucosa: la fructosa puede estimar el apetito en comparación con la misma cantidad de calorías originadas de glucosa.

Las calorías son muy importantes, pero decir que todo se resume solo a estas cuando quieres adelgazar es erróneo.

La conclusión: No todas las calorías son iguales. Los alimentos diferentes siguen vías metabólicas diferentes y tienen efectos diferentes sobre las hormonas, el apetito y sobre la salud.

 

3) Las grasas saturadas son no saludables.

Muchas décadas el mundo pensó que si comes grasas saturadas arriesgas a enfermar el corazón. De hecho, esta idea ha sido la piedra fundamental de las recomendaciones nutricionales modernas. Pero los estudios realizados en el último tiempo demostraron que las grasas saturadas no son tan nocivas.

Un gran estudio publicado en 2010, analizo las informaciones de otros 21 estudios realizados en 347,747 personas. No se ha encontrado ninguna conexión entre el consumo de grasas saturadas y las enfermedades de corazón. Varias otras investigaciones sostienen estos descubrimientos: las grasas saturadas no tienen nada que ver con las enfermedades de corazón. La guerra en contra de las grasas se fundamento en unas teorías no demostradas que se han convertido de una forma en certezas para los medios de comunicación.

La verdad es que las grasas saturadas aumentan el buen colesterol (HDL). Cambia también la composición del LDL (mal colesterol) de pequeña y densa en grande, que representa una forma mas no dañina de este. No existe ningún motivo de temer de la manteca, de la carne o de varios aceites no refinados. Estos alimentos son perfectamente sanos.

La conclusión: los nuevos estudios demuestran que las grasas saturadas no aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Aumentan el buen colesterol y transforma al mal colesterol en una forma no dañina.

 

4) Si comes demasiadas proteínas te enfermas.

Mucha gente piensa que si comes demasiadas proteínas, esto te afecta los huesos. Es cierto que demasiadas proteínas pueden aumentar la excreción de calcio de los huesos a corto plazo. Pero, a largo plazo, las proteínas tienen exacto el efecto opuesto. De hecho, el consumo elevado de proteínas conduce al crecimiento de la densidad ósea y a la prevención de las fracturas. Es un ejemplo perfecto de seguir con confianza un consejo nutricional que al final tendrá el efecto opuesto.

Otro cuento es que las proteínas ejercitan estrés sobre los riñones y conducen a enfermedades de estos. La realidad es algo mas compleja que esto. Las personas que tienen ya problemas con los riñones no deberían consumir muchas proteínas. Pero, para alguien sano, las proteínas no presenten ningún riesgo. Al contrario, las proteínas reducen dos de los factores de riesgo para los riñones que son el diabetes y la tensión arterial elevada.

Una dieta rica en proteínas también tiene otros efectos benéficos, como el aumento de la masa muscular, la reducción del estrato adiposo y la reducción de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La conclusión: las proteínas tienen efectos positivos en lo que concierna la densidad ósea, y no aumentan el riesgo de enfermarse los riñones. Una dieta rica en proteínas es muy sana.

 

5) Todo el mundo debería comer trigo integral.

El trigo integral esta considerado como un alimento sano, pero cada vez mas pruebas se reúnen en su desfavor. Parece que el trigo (indiferente si es integral o no) tiene muchos posibles efectos contrarios. El trigo es la mas rica fuente de gluten de nuestra alimentación. Y también parece que la mayoría de la población es sensible al trigo aunque no lo saben.

Para individuos sensibles, el gluten conduce a una serie de disgustos como problemas gastro-intestinales, dolores abdominales, hinchazones, trastornos irregulares y cansancio. En los pocos casos, el gluten puede empeorar enfermedades mentales como la esquizofrenia, el autismo o la ataxia.

Mas, un estudio realizado en personas demostró que el trigo integral conduce al aumento de los riesgos de aparición de las enfermedades cardiovasculares y esto en solo 12 semanas. Aunque el trigo integral es menos nocivo que el procesado, lo mas indicado es no comer para nada trigo.

La conclusión: el trigo es la mas grande fuentes de gluten de la alimentación del hombre. Existen cada vez mas pruebas de que el trigo, inclusivo el integral, conduce a la aparición de unos problemas de salud. También contribuye al engordamiento de la población.

 

6) El café te hace daño.

El café tuvo una mala reputación en el pasado. Es cierto que puede crecer la presión arterial a corto plazo, pero a largo plazo el café puede reducir el riesgo de aparición de unas enfermedades graves. Los que toman café:

- tienen un riesgo reducido con 67% de aparición del diabetes de tipo II

- tienen un riesgo significativamente reducido de enfermarse de Alzheimer y Parkinson

- tienen un riesgo reducido con 80% de enfermarse hepático.

El café ayuda también a la movilización de los ácidos de grasa de los depósitos adiposos, eleva el metabolismo y crece el rendimiento deportivo con 10-12%. El café acciona también sobre el cerebro, mejorando la memoria, el estado de espíritu (el ánimo), el tiempo de reacción, la vigilancia y el estado de bien del cerebro en general.

El café también es lleno de antioxidantes. Es la mas grande fuente de antioxidantes de la dieta moderna, superando las frutas y los legumbres a la vez. Si eres sensible a la cafeína o te provoca insomnios, entonces el te verde tiene muchos beneficios similares, pero un contenido mucho menor de cafeína.

La conclusión: el café contiene cantidades muy grandes de antioxidantes. El café te puede ayudar también a adelgazar, creciendo el metabolismo y apoyando el esfuerzo físico. Los que toman café tienen un riesgo menor de desarrollar enfermedades graves.

 

7) La carne te hace daño

No es lógico culpar para las nuevas enfermedades surgidas, a los alimentos que existen desde que el mundo ha sido creado. Un ejemplo es la carne…que la gente consuma desde millones de años. Pero reciente, el mundo empezó a acusar la carne por sus problemas de salud relacionados con el sistema cardiovascular o diabetes de tipo II, problemas que son relativamente nuevo surgidas.

Es cierto que la carne procesada esta asociada con muchas enfermedades, pero no igual pasa con la carne no procesada. Un estudio del año 2010 que implico mas de un millón de personas, ha llegado a la conclusión de que las enfermedades de corazón y el diabetes de tipo II no tienen nada que ver con el consumo de carne (en especial de carne roja). Tambien otros numerosos estudios llegaron a la misma conclusión: la carne procesada esta mala, la no procesada esta buena.

El mas común se vehicula la idea de que si comes demasiada carne vas a tener cáncer. Pero el efecto de la carne en este sentido es muy débil e inconsciente. Si existe semejante conexión, entre la carne y el cáncer (que no ha sido demostrada) entonces es por la manera de cocinarla, y no de la carne en sí. Por eso se recomienda no quemar la carne cuando la cocinas.

No olvidar que también es un alimento muy nutritivo. La carne contiene minerales, vitaminas, proteínas de calidad, grasas sanas y otros nutrientes importantes para el cuerpo y la mente. La carne no debe faltar de la dieta de alguien que quiere adelgazar.

La conclusión: La carne no procesada no aumenta el riesgo de la aparición de enfermedades. La asociación entre cáncer y carne se debe en especial a la manera de cocinar y no de la carne en sí. Una dieta fundamentada en carne ayuda a adelgazar.

 

8) La mas sana dieta es la que contiene pocas grasas y muchos carbohidratos.

A partir del año 1977 en el mundo se extendió la idea (apoyada por las autoridades) de que ha de ser seguida una dieta con pocas grasas y muchos carbohidratos. La decisión inicial de promover una semejante dieta se fundamento en factores políticos y estudios mal conducidos, que han sido infirmados muchas veces.

Un hecho interesante es que la epidemia de obesidad en el mundo empezó casi en el mismo tiempo con las recomendaciones de seguir una dieta pobre en grasas. Desde entonces, varios estudios importantes analizaron el efecto de la dieta sin grasas sobre la población.

Otro estudio implico mas de 48000 mujeres, que han sido divididas aleatorio. Un grupo siguió una dieta pobre en grasas y el otro grupo una dieta típica occidental. Después de 7 años y medio, el grupo que había seguido la dieta pobre en grasas pesaba con solo 0.4 kilos menos que el otro grupo, y la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer era la misma.

Las conclusiones de este estudio, y de otros en esos tiempos, es que semejante dieta es profundamente ineficiente.

Puede funcionar a corto plazo para personas sanas y activas, pero para obesos o sobre ponderales es de verdad nociva.

La conclusión: La dieta pobre en grasas y rica en carbohidratos complejos, sostenida desde muchos años como media, es un fracaso lamentable, demostrado infinitamente veces como ineficiente.

 

9) Los aceites refinados son sanos.

Las grasas poli saturadas reducen el riesgo de la aparición de unas enfermedades cardiovasculares. Por eso, mucho tiempo se ha recomendado el consumo de aceites vegetales, como el aceite de soja, el aceite de girasol o el aceite de maíz. Pero hay que entender que existen varios tipos de grasas poli saturadas, en principal omega-3 y omega-6.

Omega-3 lo obtenemos del pescado y de los animales alimentado con yerba, y la principal fuente de omega-6 son aceites vegetales refinados. La cuestión es que hay que tener una cierta balanza entre omega-3 y omega-6. La mayoría de las personas consume muy poca omega-6 y demasiada omega-6.

Una cantidad demasiado grande de omega-6 en el cuerpo conduce al aumento de las inflamaciones, un proceso que juega un papel clave en la obturación de unas enfermedades y en la acumulación de grasas. El consumo de aceites vegetales refinados está asociado con enfermedades de corazón y obesidad. Si quieres ser sano y adelgazar, consume omega-3 pero evita los aceites refinados. Recuerde que no es válido también para aceites presionados al frio, en especial los de olivas, o coco, que tienen un contenido elevado de omega-3 y moderado de omega-6.

La conclusión: el consumo excesivo de aceites vegetales refinados conduce al aumento de la inflamación en el cuerpo, un estado al que estas predispuesto a enfermedades de corazón y engordamiento.

 

10) Las dietas pobres en carbohidratos son ineficientes y dañinas

Las dietas pobres en carbohidratos han sido de moda un periodo. Siendo ricas en grasas, semejantes dietas han sido puestas al suelo por varios nutricionistas y por la prensa. Se afirmo que estas dietas no tienen un fundamento sólido y son dañinas.

Pero, a partir del año 2002, mas de 20 estudios han sido dedicados a los efectos de las dietas bajas en carbohidratos (low-carb) sobre la salud. Las conclusiones son:

- las dietas pobres en carbohidratos conducen a una reducción significativa de la tensión arterial

- las dietas pobres en carbohidratos en las que las personas pueden comer cuanto quieren, son mas eficientes que las dietas pobres en grasas que tienen también restricciones calóricas

- las dietas pobres en carbohidratos crecen el buen colesterol (HDL) y reducen los triglicéridos mas que lo hacen las dietas pobres en grasas

- las dietas pobres en carbohidratos cambia la estructura del mal colesterol (LDL), de moléculas pequeñas y densas, en moléculas grandes, que son menos peligrosas

- las dietas pobres en carbohidratos tienen un impacto positivo sobre el diabetes de tipo II, mejorando las síntomas y la necesidad de medicación

- las dietas pobres en carbohidratos son mas fácil para seguir que las dietas pobres en grasas, porque dan una sensación mayor de saciedad y reducen mas eficiente el hambre.

Las dietas pobres en carbohidratos no son necesarias para los que son muy activos, y se entrenan casi diario a intensidad media o grande. Pero para los sedentarios, o con un nivel reducido de actividad física, estas dietas pueden hacer milagros. A pesar de estas pruebas, aun hay suficientes nutricionistas que apoyan que las dietas pobres en carbohidratos son peligrosas y promueven las dietas pobres en grasas.

La conclusión: Las dietas pobres en carbohidratos son las mas eficientes y sanas dietas para adelgazar y revigorar el metabolismo.

 

11) La sal ha de ser reducido

Todo el tiempo escuchamos esto al tele o al radio, o leemos en los periódicos y revistas. Hay que reducir el consumo de sal para prevenir las enfermedades cardiovasculares. El consumo medio de sodio (sal) al día es de 3400 mg, y se nos dice que debería reducirla al 1500-2300 mg/día (aproximadamente tres cuartos de cuchara de sal).

Es verdad que la reducción del aporte de sodio puede reducir ligeramente la tensión arterial, en especial en los que tienen ya una enfermedad de corazón. Pero hay que saben que la tensión elevada no mata a nadie, es un factor de riesgo no una enfermedad en sí.

Se analizo también si la reducción de sodio tiene un impacto directo sobre las enfermedades cardiovasculares y sobre la tasa de mortalidad. Se observo que no tiene ningún efecto, tampoco para los que tenían ya tensión arterial elevada.

También existe el reverso de la medalla, cuando el consumo de muy poco sodio puede tener efectos negativos como el crecimiento de la resistencia a la insulina (e implícito el aumento del riesgo de engordamiento), el aumento del mal colesterol (LDL) y de los triglicéridos y el aumento de la tasa de mortalidad entre los que tienen diabetes tipo II. No existe ninguna prueba de que las personas sanas deberían reducir la aportación de sal.

La conclusión: La reducción de la aportación de sal tiene un impacto muy pequeño sobre la tensión arterial y no ayuda nada en la prevención de las enfermedades de corazón.

 

12) El azúcar es nocivo por las calorías vacías que contiene

Muchos piensan que el azúcar es insano por las calorías vacías que contiene. Es cierto, el azúcar contiene muchas calorías que no tienen ningún nutriente esencial. Pero esto es solo el tope del iceberg. El azúcar, en especial por la culpa del contenido elevado de fructosa, puede tener efectos negativos graves sobre el metabolismo lo que conduce rápido al engordamiento y al trastorno del metabolismo.

Cuando ingerimos cantidades grandes de fructosa, esta, se transforme en grasas en el hígado de donde se va en forma de VLDL (un tipo de colesterol muy muy malo), o se queda en el hígado al que enferma (enfermedad del hígado gordo).

El exceso de fructosa conduce a la resistencia a la insulina, al crecimiento de los azucares en la sangre, al crecimiento de los triglicéridos, al aumento del colesterol tipo LDL (el mal colesterol) y al aumento de la obesidad abdominal, esto en menos de 10 semanas. La fructosa no reduce los niveles de la hormona responsable con el hambre, la grelina, y no afecta los centros de la saciedad del cerebro como lo hace la glucosa. Así, el azúcar provoca una reacción bioquímica en el cerebro mediante la cual sientes la necesidad de comer mas, lo que conduce al engordamiento.

Los ante dichos son validos para la fructosa del azúcar, no para la que se encuentra de forma natural en las frutas.

El azúcar consumido en exceso conduce a la obesidad, enfermedades de corazón, diabetes tipo II y hasta cáncer. El azúcar es el mas nocivo ingrediente de la dieta moderna.

La conclusión: El azúcar es mas nocivo que las simples calorías vacías. El azúcar afecta negativo el metabolismo, y conduce al engordamiento y a otras enfermedades.

 

13) La grasa engorda

Parece lógico que si comes grasas engordas. Pero parece que no es tan sencillo. Aunque las grasas tienen varias calorías al gramo que los carbohidratos y las proteínas, las dietas ricas en grasas no engordan. Por supuesto, depende del contexto. Una dieta que es rica en carbohidratos pero también en grasas, engordara. Pero no por las grasas.

De hecho, las dietas que son ricas en grasas, pero pobres en carbohidratos, tienen resultados mucho mejores en lo que concierna el adelgazamiento, que las dietas que son pobres en grasas